Algunas propuestas para trabajar las emociones

17/05/2016 Elena Miranda
Deshabilitado

Ya hemos hablado en entradas anteriores de la inteligencia emocional, entendida como la habilidad para percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y las de los demás, promoviendo un crecimiento emocional e intelectual.

Es un término que va tomado fuerza y popularidad, en todos los ámbitos, siendo la familia el principal pilar para que se afiancen en los niños la madurez, la responsabilidad y el buen criterio para manejarse en el ámbito de los sentimientos y de las emociones. Saber administrar correctamente sus emociones, para no responder a ellas de manera  asertiva, evitando la impulsividad y la pasividad; y dar las respuestas más adecuadas a las circunstancias que se vayan encontrando es algo de lo que las familias tenemos que estar muy pendientes.

Llegar a ser emocionalmente maduros, no es una tarea que se logre de la noche a la mañana, pero tenemos que tener en cuenta que es un objetivo al que todos debemos y podemos aspirar. La madurez emocional no solo es importante para los hijos, sino que es indispensable en la tarea de educadores de los padres, ya que difícilmente vamos a poder desarrollar la competencia emocional de nuestros hijos si nosotros mismos no somos inteligentes emocionales.

Algunas propuestas…

  1. Utilicemos el día a día para conversar con nuestros hijos acerca de lo que nos ha ocurrido en el trabajo, en la calle, con un amigo, en nuestra rutina diaria, nuestras dificultades, qué hemos sentido, y cómo hemos intentado aprender de ello. Ejemplo: “¿Sabes lo que me ha pasado hoy? (..) Esta mañana como no tenía que trabajar he pensado que sería buena idea hacer un bizcocho para merendar. Me sentía muy  feliz al pensar que hoy merendaríamos todos juntos en el patio. Sonó el teléfono y tuve que atenderlo… El bizcocho se quemó y me sentí frustrada, ¡algo en lo que había puesto tanto interés se estropeó y no salió como yo quería!… pero he pensado que…”
  2. Cuentos tradicionales. Al contar cuentos a nuestros hijos podemos hablarles de cómo creen que se sientes los personajes en cada momento, ponerles ejemplos de cuando nosotros sentimos lo mismo e intentar que piensen en situaciones en las que ellos también experimentan esos sentimientos.
  3. NuevoDocumento 23_4 Tener también en nuestra biblioteca libros especializados, favoreciendo que los niños los integren en sus lecturas habituales, tanto las individuales como las compartidas.NuevoDocumento 23_1 NuevoDocumento 23_2
  4. Describir cómo creen que se sienten las personas o personajes que vemos en revistas, en libros, en dibujos animados y favorecer que se establezca una conversación que fluya desde las imágenes hacia nuestras propias experiencias. NuevoDocumento 23_3
  5. Aprovechar las situaciones en las que estamos dibujando, escribiendo.. creando con ellos, para favorecer que se cree una situación en la que expresar emociones a través de un medio que no sea puramente verbal.NuevoDocumento 21_1
  6. Proponer trabajos sencillos, acordes a las preferencias de los niños, en los que el componente emocional sea el objetivo específicoNuevoDocumento 22_1

    Recuerda

Los comentarios están deshabilitados.