¿Por qué mi hijo muestra un comportamiento agresivo?

Conductas como pegar a otros. También burlarse de ellos, ofender, tener rabietas o usar palabras inadecuadas para llamar a los demás. Estos son algunos ejemplos de conductas agresivas, ya que no solo las acciones que causan daño físico pueden ser consideradas como agresivas, sino que agresividad engloba cualquier conducta que de forma intencionada busca causar daño, sea físico o psicológico.

Las conductas que provocan un daño físico, como pegar, son típicas de la etapa evolutiva de los 2 años, cuando el niño aún no ha desarrollado un lenguaje suficientemente rico, ni ha adquirido las habilidades sociales necesarias para poder  relacionarse de manera correcta con sus iguales. Esta tendencia agresiva ira disminuyendo hasta desaparecer a medida que el niño vaya evolucionando. La extinción de este tipo de comportamientos agresivos también esta muy influenciada por la respuesta que reciba por parte de los adultos cuando aparezcan. En Centro Miranda de Intervención de Aracena  sabemos que se hace necesario intervenir tanto con la familia como con los niños.

educación

PAUTAS ANTE UN COMPORTAMIENTO AGRESIVO:

  • No ser indiferente a sus ataques. Si muerde o pega a otro niño, debemos  intervenir, separarle y reprenderle por su actitud inadecuada. Es necesario que comprenda que no se debe pegar o morder porque hace daño a los demás. También que debe disculparse por su comportamiento.
  • Ayudar al niño a exponer lo que le pasa con palabras y enseñarle otras formas de reaccionar. Cuando la situación esté controlada y el niño calmado, preguntarle por qué lo ha hecho y ayudarle a buscar otras alternativas.
  • Hablarle con calma y sin enfadarnos. Si actuamos levantando la voz, enfadándonos y mostrando nuestra frustración, lo único que conseguiremos es que el niño entienda que la violencia es la única posibilidad. Si en ese momento nos es difícil controlarnos, lo mejor será retirarnos unos segundos. Respirar hondo, calmarnos y volver con el niño para hablar más tranquilamente con él sobre lo sucedido mas tarde. En este sentido es importante crear un ambiente familiar en el que se premie por los comportamientos sociales positivos.
  • No responder a sus exigencias. No debemos someternos a sus ataques de ira y, sobre todo, no dar respuesta a sus exigencias. Así se darán cuenta que con una conducta agresiva no conseguirán lo que se proponen

Recuerda:

Los comentarios están deshabilitados.