Tartamudez: 15 consejos para padres

10/04/2018 Elena Miranda
Deshabilitado

La tartamudez o disfemia implica al entorno familiar. LA forma en la que los familiares responden e interacciones con el niño o adulto, puede favorecer o dificultar la fluidez. Estos consejos están dirigidos a los padres y a los familiares más cercanos del niño (abuelos, tíos, hermanos…). En el caso de hermanos mayores se recomienda que sean los padres los que les expliquen qué le pasa a su hermano. Las pautas familiares se adaptarán según la edad.

  • No se angustie por la forma de hablar de su hijo. Los niños se dan cuenta rápidamente de los estados de ánimo de sus padres.
  • Escuche pacientemente lo que su hijo le diga, y no cómo lo dice.
  • Evite hacer comentarios como “Habla más despacio”. “No te pongas nervioso”, “Relájate”, “Respira profundo”, “Relájate”…Estos comentarios en lugar de “ayudar al niño” consiguen justamente lo contrario porque conseguimos que el niño centre su atención sobre su habla.
  • Evite estar pendiente de los errores que cometa su hijo al hablar.
  • No le señale nunca los errores que ha cometido al hablar ni le diga cómo se dice correctamente la palabra
  • JAMÁS haga que repita la o las palabras en las que ha habido errores.
  • Deje a su hijo completar la idea, no le interrumpa ni le complete las frases

Aracena

  • Mantenga el contacto visual, de manera natural (sin avergonzarse, reírse o burlarse de la situación) mientras su hijo habla
  • Evite completar o expresar las ideas que su hijo quiere transmitirle. Deje que él lo haga utilizando sus propias palabras. Recuerde: Lo importante es que el niño hable y se comunique
  • Después de que él termine responda despacio, sin prisas, usando algunas de las palabras que él utilizó.
  • Cuando su hijo salga del bloqueo o hable fluidamente no le diga frases como: “Ves ahora lo has hecho bien”, “Te felicito, estás hablando mucho mejor”… Este tipo de frases en lugar de reforzar el habla fluida, hace que el niño se sienta evaluado cada vez que habla.

  • Cuando usted le hable utilice un ritmo lento y pausado, sin que tampoco parezca poco natural o exagerado
  • Haga una pausa antes de contestarle. Espere un segundo aproximadamente para responder a su hijo. Esto ayudará a calmar las cosas y alivia la tensión del momento, con lo cual hará que la situación de habla sea algo agradable para el niño.
  • Disponga de al menos cinco minutos para hablar de manera relajada y sin tensiones con su hijo.

Recuerda que estos consejos son generales. Consulta con profesionales que puedan ayudar tanto al paciente como a la familia. La logopedia no solo está al servicio de los afectados, sino también de sus familiares.

 

Recuerda:

Los comentarios están deshabilitados.