Los libros y la estimulación del lenguaje

18/05/2017 Elena Miranda
Deshabilitado

Aunque los expertos recomiendan empezar a leer cuentos a los bebés a partir del sexto mes, los padres no podemos olvidar que a cada etapa del desarrollo de nuestro bebé corresponde diferentes tipos de libros. Antes de que el bebé cumpla un año, deben primar las imágenes, colores, texturas… A partir del primer año, iremos buscando lecturas cada vez más complejas para estimular la inteligencia y la imaginación de los niños.

 

¿Quién no sabe que es muy beneficioso en muchos sentidos el hábito de leer a los niños? La lectura en familia, por ejemplo, a la hora de acostarse, es un hábito muy recomendable para favorecer el mejor desarrollo de nuestros hijos. Eso sí, las investigaciones  recomiendan empezar a leer libros a partir de los 6 meses del bebé.

Libros en función de la edad

Primero, los libros no pueden ser una imposición.  Tienen que formar parte de las rutinas cotidianas de la familia. Tienen que estar en sitios accesibles para los niños y, lo más importante, tienen que formar parte de sus juegos porque cuando son tan pequeños los utilizarán para manipularlos, explorarlos, chuparlos… El desarrollo de los niños es progresivo en todas la áreas, por lo tanto, los padres debemos comprar libros adaptados a su edad e ir retirando aquellos que nos van proporcionando menos recursos de aprendizaje. en Atención Temprana, son un recurso imprescindible para estimular el lenguaje.


 familia

Libros de 0-12 meses

  • No olvidar que se recomienda empezar a leer libros a partir de los 6 meses.
  • Los libros típicos de este periodo deben ser muy sencillos, de materiales agradables y que no supongan un peligro para el niño, preferentemente con imágenes simples, sin letras, con ilustraciones sencillas y bastantes cercanas a la realidad más cercana.
  • Los libros no solo pueden contener imágenes, sino también es muy recomendable que tengan distintas texturas, incluso hay libros que incluyen elementos seguros que hace distintos ruidos, pero no recomiendan aun los libros tecnológicos.
  • No sólo debemos usarlos nosotros, sino dejar que ellos los manipulen, los observen y los exploren a su antojo
  • Para utilizarlos como recurso de estimulación lingüística, realizaremos siempre una tarea de atención conjunta, es decir, una situación tranquila, sin otros distractores, pocos elementos alrededor en la cual el adulto y el niño compartan la atención sobre e libro. La forma habitual de uso será la de decir la palabras que vemos o describir lo que tocamos, de forma precisa y clara, con pocas palabras y articuladas correctamente. Algo muy recomendable a estas edades es la emisión de onomatopeyas asociadas a los dibujos, ya que son más fáciles de repetir, aunque tendremos en cuenta que nuestro objetivo no es el de obligar al niño a repetir, sino el de ofrecer un contexto controlado en el que ofrecer un lenguaje claro y adaptado al niño.
  • A los niños les gusta escuchar la voz de sus padres, por tanto cuando estéis en una situación tranquila leer de forma precisa pero lenta y utilizando entonaciones exageradas hará que disfrutéis de una situación altamente placentera para ambos. A la vez se puede ir señalando las ilustraciones de los libros
  • Lo recomendable sería empezar a edades tempranas y adquirir un hábito familiar por el cual se dedique un tiempo a la lectura una rutina diaria. La implicación del padre y la madre ofrecerán una mayor estimulación al niños, puesto que cada un patrón distinto de lenguaje.

 atencion temprana

Libros de 12-24 meses

  • Este periodo ofrece la posibilidad de utilizar cuentos más elaborados. Libros con ilustraciones e historias más complejas. Pueden igualmente contener palabras con letras grandes
  • Recomendamos dedicar más de tiempo al día a los cuentos.  Se pueden hacer tareas de atención conjunta a la vez que lectura de cuentos. Un buen momento, 15 minutos antes de dormir. También cualquier momento del día en el que el niño esté receptivo y tranquilo. Para mejorar la atención y el aprendizaje, lee de forma tranquila dando mucho énfasis a los elementos importante. Hazlo partícipe de la lectura. Contesta a sus preguntas y, si es un cuento que ya conoce… sorpréndele.
  • Ten en casa un repertorio variado de cuentos, con ilustraciones amplias, con textos cortos y letras grandes.
  • Teniendo en cuenta el desarrollo psicomotor, su manipulación será mejor que en la etapa anterior. Intentará pasar la página. Los distintos grosores de página también hay que tenerlos en cuenta. Usad libros que permitan manipular pestañas, abrir ventanas…
  • Los cuentos con imágenes de categorías y familias léxicas son muy recomendables. Nosotros podemos explicar en qué se perecen o se diferencian. También podemos ir introduciendo conceptos como grande, pequeño, alto, gordo, largo….
  • El cambio de rol les encantará. Si nosotros leemos ellos nos imitan y empiezan a intentar contar cuentos

atencion temprana

Libros de 2-3 años

  • Es la etapa del apogeo del juego simbólico. Las imágenes pueden alejarse cada vez más de la realidad. Los cuentos pueden tener elementos lingüísticos cada vez más complejos. Debemos preguntar a los niños pero es más recomendable entrar en una dinámica “tipo diálogo” en la que la intervención por las dos partes se haga de forma espontánea.
  • Los cuentos pueden pasar de ser elementos para trabajar el lenguaje comprensivo a excelentes herramientas para mejorar el lenguaje expresivo, sobre todo en cuentos con secuencias lógicas de las rutinas diarias: voy al baño, aprendo a hacer pipí… También sirven para ampliar el vocabulario y la riqueza de expresiones.  Siempre hablaremos a los niños con frases bien construidas, sin omitir elementos y con una adecuada pronunciación.
  • Escoge libros según sus gustos y preferencias.
  • Adquiere diferentes tipos de libros que tengan en cuenta también el desarrollo de su creatividad y su destreza manual.

morfosintaxis

Recuerda:

Aracena

 

 

Los comentarios están deshabilitados.