Motivación en niños, cómo ayudarlos

26/01/2017 Elena Miranda
Deshabilitado

Motivar significa tener la fuerza suficiente como para dirigirse hacia un objetivo, con el afán de conseguirlo, a pesar de que esto suponga un esfuerzo.

Aprendizaje

Motivarse dependerá tanto de factores internos, como de la meta propuesta. Necesitamos distinguir desde el principio estos dos aspectos. Hay que tener en cuenta los intereses de cada uno, sus rasgos de personalidad, las habilidades, fortalezas y dificultades, para nosotros poder ayudarles  de forma externa a motivarse.

Algunas ideas sobre motivación en niños.

juego

Según Daniel H. Pink en su libro “La sorprendente verdad sobre lo que nos motiva”, las personas están motivadas cuando tienen:

  • Autonomía: a las personas les motiva no estar controlado, tener libertad para elegir cómo hacer su trabajo.
  • Dominio: a las personas le motivan dominar habilidades o materias. Tu nivel de aptitud en lo que estas aprendiendo va ascendiendo con la práctica. Casi siempre dominar una materia o una habilidad requiere esfuerzo. Por otra parte, nunca se llega al dominio completo de una habilidad o materia, aunque cuanto más se entrena, más cercano esta.
  • Finalidad: a las personas les motiva trabajar y dedicar tiempo a algo que tiene una finalidad. Por ejemplo, estudiar bien para exámenes de medicina tiene la finalidad de tratar mejor a pacientes o salvar más vidas.

motivación

Hablando de motivación y de niños, lo que más se repite es la motivación hacia el estudio y es aquí donde vamos a dar algunas ideas que creemos pueden ser de utilidad.

Motivación hacia el estudio

 

Algunas ideas que los niños tienen que tener en cuenta para motivarse al estudiar y que los adultos podemos ayudarles a ir interiorizando con nuestros comentarios son las siguientes

  1. TENER EN CUENTA OBJETIVOS A LARGO PLAZO. Es una carrera de fondo, a veces tenemos que estudiar materias que no nos motivan pero no podemos perder de vista.
  2. TOMAR DESCANSOS. El rendimiento mejora cuando estamos descansados, en este sentido es conveniente parar entre hora y media y dos horas un breve descanso de 15-20 minutos en los que podemos aprovechar para hacer otra actividad como merendar, levantarnos a dar un paseo… cualquier cosa que no implique un esfuerzo mental o una atención sostenida.
  3. DIVERTIRSE. Hoy en día hay muchas formas de buscar información, de estudiar. Es muy recomendable el uso de videos tutoriales de YouTube o cualquier otro medio audiovisual cuyo formato resulte más atractivo que las tradicionales fichas y libros de texto. Hay infinidad de apps sobre todo tipo de materias: matemáticas, inglés, ciencias…
  4. CAMBIAR DE ÓPTICA. Algunas asignaturas pueden resultar aburridas y esto es algo inevitable porque todos tenemos nuestras preferencias en función de nuestros gustos y habilidades, pero hay que intentar cambiar la perspectiva desde las que se afrontan. Si empezamos estudiándolas pensando que es interesante estudiarlas, que son necesarias y que si lo hacemos con esfuerzo lo acabaremos antes, nos será más sencillo adquirir estos aprendizajes. Puede ayudar también el pensar que no todo el mundo tiene la oportunidad de estudiar, que es una suerte para nosotros.
  5. ALGÚN PREMIO. No tiene por qué ser algo material, si hemos hecho una buena semana de estudio y estamos satisfechos con los resultados podemos concedernos hacer algún extra, como salir al cine, alquilar alguna película…
  6. ORGANIZAR LAS SESIONES DE ESTUDIO. Si aumentamos el rendimiento, aumentamos la motivación. En este sentido tener un buen planning semanal con las actividades extraescolares de cada tarde así como de las horas en las que vamos a realizar las tareas escolares y aquellas que vamos a dedicar al estudio, nos ayudará a planificarnos mejor y a obtener mejorares resultados en menos tiempo. De esta forma también gestionaremos el tiempo libre y, como hemos comentado anteriormente el tiempo de descanso.

 

motivación

 

Recuerda:

 

Aracena

Los comentarios están deshabilitados.