Motricidad Gruesa

Motricidad Gruesa: ¿Qué es?

Se trata de la habilidad para mover los músculos con coordinación y equilibrio. La motricidad gruesa engloba aspectos del desarrollo como el control cefálico, la sedestación, el gateo, la marcha… aspectos muy importantes en la evolución del ser humano.

movimiento

Motricidad Gruesa: Desarrollo

El desarrollo de la Motricidad Gruesa va a determinar, entre otros aspectos, el equilibrio, la lateralidad, el control postural, la coordinación o la destreza motora de cada persona.

La evolución del mismo, depende en gran medida de los factores biológicos y ambientales que nos rodean. Sin embargo, existen diferentes fases en función de la edad, que se hacen comunes en un adecuado desarrollo motriz.

  • 0 a 3 meses: Girar la cabeza hacia ambos lados. Comienzan a controlar su peso con los antebrazos y pueden levantarla.
  • 3 a 6 meses: Comienza el giro del cuerpo completo.
  • 6 a 9 meses: Sedestación. Pueden mantenerse sentados y comienza el gateo.
  • 9 a 12 meses: Desarrollo del gateo.
  • 12 a 18 meses: Comienza la marcha, pueden agacharse. se hacen más independientes.
  • 18 a 24 meses: Con respecto a los pies, pueden bajar escaleras. referente a las manos, comienzan a lanzar pelotas.
  • 2 a 3 años: Aparece la carrera, incluso con obstáculos, y el salto. pueden caer poniendo el peso sobre ambos pies.
  • 3 a 4 años: Aparece el balanceo y el salto más complejo, desde mayor altura y con mejor coordinación.
  • 4 a 5 años: Pueden dar vueltas sobre sí mismos y aparece el equilibrio sobre un pie.
  • 5 años y más: Se desarrolla completamente el equilibrio, dando lugar a mayores niveles  de autonomía motriz.

Motricidad Gruesa: Importancia

Como podemos comprobar, la Motricidad Gruesa es muy importante en la primera infancia. Sin un apropiado desarrollo motórico, no sería posible la exploración, el descubrimiento del entorno que nos rodea, la organización espacial, la manipulación, la confianza en sí mismo o la autoestima.

Además, el desarrollo de la Motricidad Gruesa es el comienzo para el posterior desarrollo de la Motricidad Fina.

Los últimos estudios sobre el neuroaprendizaje, nos aportan datos relacionando el inadecuado desarrollo motor con distintas dificultades de atención y de aprendizaje. Destacamos como ejemplo de esto la importancia del gateo. El gateo potencia las experiencia visoespaciales, mejora a definir la lateralidad y desarrolla el patrón cruzado, posibilitando conexiones entre los hemisferios cerebrales. Todo esto es fundamental para el desarrollo de la cognición, y más tarde será una de las bases de la adquisición de la lectoescritura.

La evolución de las diferentes áreas del desarrollo, permiten entender la maduración como la suma de las partes, y no como aspectos independientes. Todas las áreas están relacionadas entre sí, y la Motricidad es una de ellas.

Motricidad en Centro Miranda: haciendo otros usos de la escalera de braquiación

 

Recuerda:

Aracena

Los comentarios están deshabilitados.